Lugar:
Fuente:
Milenio Digital/EFE

El Departamento de Seguridad Nacional informó que apoyará “la distribución equitativa y eficiente” de la vacuna sin importar sexo, raza o situación migratoria.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos alentó todas las personas, incluyendo a los migrantes indocumentados, a recibir la vacuna contra covid-19 de acuerdo con las pautas establecidas por los estados y añadió que no se realizarán detenciones por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

“Es un imperativo moral y de salud pública garantizar que todas las personas que residen en Estados Unidos tengan acceso a la vacuna”, anunció el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en un comunicado.

Asimismo, alentó a todas las personas, “independientemente de su situación migratoria”, a vacunarse contra covid-19 cuando reúnan los requisitos según las pautas de distribución en sus ciudades.

En un comunicado, Seguridad Nacional de Estados Unidos detalló que lleva a cabo la misión de apoyar “la distribución equitativa y eficiente” de la vacuna contra covid-19 “sin discriminación por motivos de raza, etnia, nacionalidad u otra clase protegida, y de conformidad con la ley y la política”, incluidas las comunidades históricamente desatendidas.

La Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (Fema) anunció el establecimiento de centros de vacunación temporales que ayuden a las clínicas y los hospitales a administrar las vacunas.

El DHS tiene una política que prohíbe a autoridades migratorias realizar arrestos en “lugares sensibles”, incluidos hospitales, clínicas de salud y consultorios médicos, excepto en “circunstancias más extraordinarias”.

Los puntos de vacunación son considerados “lugares sensibles”, por lo que quedan fuera del ámbito de aplicación de las medidas de represión de la migración ilegal, según el comunicado. La medida que suspende las deportaciones de Biden fue frenada debido a una apelación por parte de un juez federal en Texas.

Los grupos defensores de los migrantes han expresado su preocupación porque los indocumentados eviten vacunarse por el temor a ser detenidos, lo que puede significar el mantenimiento de un peligro para el resto de la población.

Actualmente, según los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos registra un total de 26.1 millones de casos de coronavirus y más de 440 mil muertos, con lo que se mantiene con gran diferencia como el país con una mayor incidencia del mundo.

Tan solo en enero se registraron 90 mil muertes, lo que supuso un récord de fallecimientos en un mes desde el comienzo de la pandemia.