La Casa de los Leones fue construida por don Luis Gorozpe, hijo de don José María Gorozpe Llera, quien fuera dueño de la Hacienda de Tuzamapan. Don Luis  y doña Luz Vila habitaron la casa hasta finales del siglo pasado. Las crónicas cuentan que los leones se encontraban originalmente  en lo alto de una casa en Naolinco, propiedad de don Miguel Mesa Ladrón de Guevara  y fueron llevados a esta casa de Xalapa. Lo publican en “Xalapa antiguo, análisis y opinión”.