En un tiempo que laboré en la Direccción General de Seguridad Pública- ahora Secretaría-, “Sargento Tlacoyo” me decían de relajo los amigos, donde era el Director de Administración y Finanzas, y adonde me envió el entonces Gobernador Acosta Lagunes para que hubiera orden, escuchaba muy seguido a Amadeo Flores Espinosa, quien era el titular, expresar: “Hay que estar bien con la Iglesia y el Ejército”. Y en muchas comidas oficiales o en su casa, para dar ejemplo de lo que pensaba, ubicaba siempre a su derecha al Padre Lima, muy conocido e influyente en ese tiempo, y al Gral. Roberto Badillo (foto de Facebook), quien era el Jefe de la Zona Militar en El Lencero.