Poco después de salir de la Presidencia, al ex-Presidente Adolfo López Mateos, le diagnosticaron aneurisma cerebral.  El Dr, William Poppen, de Boston, le encontó siete aneurismas. Se le inmovilizaron la pierna y el brazo izquierdo. Pero tenía afición por el deporte y un día asistió al Estadio Azteca a presenciar un juego de futbol. Al ser descubierto entre el público, la gente le tributó una gran ovación. Humberto Romero, su secretario particular, al morir LM, afirmó que ni siquiera tenía una cuenta bamcaria, sólo un bono del Ahorro Nacional por 120 mil pesos y dos casas, en Ixtapa de la Sal y en Valle de Bravo,  las cuales les fueron regaladas por gobernadores agradecidos por su apoyo”. Lo escribió Armando Ayala Anguiano en la Revista “Contenido”. Foto de archivo.