En su histórica visita a Irak, el Papa Francisco se reunió con el principal líder religioso chiita, el Ayatolá Alí Al Sistani,  ofició una misa en Bagdad para los fieles católicos,  y señaló que “las crisis afrontadas por Irak pueden ser un ejemplo para el mundo, pues la situación en el país, llama a todos a entender que las diferencias en vez de ser vistas como un obstáculo,  pueden ser una condición para aprovechar y crear unión”.. La información es de “France 24”. Foto de BBC.