Siempre hemos pensado que los adultos mayores no deben estar expuestos al frio de la noche, ni aún para un asunto tan importante como la vacunación contra el Covid-19. Pregunto, ¿no hay forma de disuadirlos y establecer un método de aplicación de vacunas diferente al de quien llega primero? es decir, que si los primeros que llegaron son de la letra de apellido E, les toque de todas maneras al último del día. Que buscaran las autoridades sanitarias vacunar primero a los de la A, y que les asignen un lugar de 8 a 10 horas, por ejemplo, y los que siguen entran a las 10, y los de la C a las 12 y así sucesivamente hasta las 6 de la tarde?. Foto de “XEU Noticias”.