En su libro “Canción de amor del cielo y de la tierra”, de la editorial “Leviatán”,  el poeta y ensayista de Córdoba, Veracruz, Víctor Toledo, demuestra que lo único que nos salva de la muerte es la capacidad amatoria, la capacidad de generar un amor vital, luminoso, sin inviernos, un amor que recorra todos los caminos y todas las lenguas. “Este libro representa su dulce estilo, muestra que el autor está en la flor de su edad poética”, señaló  el ensayista chiapaneco Víctor García, en la presentación del poemario. La nota es de Angel Vargas en “La Jornada. Foto de FCom”.