El Papa Francisco pidió a los nuevos sacerdotes que se aparten de la vanidad y el dinero. En la misa celebrada en la Basílica de San Pedro, durante la que el Pöntífice ordenó presbiterialmente a nueve nuevos sacerdotes, los llamó a alejarse del dinero. “El diablo entra por los bolsillos. No sean sacerdotes empresarios, sino servidores”, les advirtió. La información es de DW y la pública DOH en “XEU Noticias”. Foto de Twitter.