“Como anécdota les comento que al principio de mi campaña para diputado federal, nadie acudía a escuchar mis propuestas y simplemente decía mis discursos acompañado de mi asistente y ante ningún público. Hubo una ocasión en un parque de una congregación de Yanga donde no había nadie y me puse personalmente con el megáfono a solicitarles su presencia y a tocar puertas. Finalmente en ese mismo lugar un mes después tuve uno de los mítines más cálidos, se llenó el parque y cada vez que me siento apesadumbrado recuerdo ese mitin. Con el tiempo eso mejoró y logramos ganar”. La contó Juan Bueno Torio y aparece publicada en el libro “Más de 10 para el 10” de Marco Antonio Aguirre Rodríguez.