La actriz María Rojo conoció a Francisco Beverido Duhalt en la década de 1960,  cuando hicieron “Mariana Pineda”, obra de teatro de Federico García Lorca,  y rememoro: “El jovencito que entraba, el muchacho guapetón al que todos iban a gritar cuando lo vieran en la obra, fue Paquito Beverido, no sé si fue su primera actuación, pero si sé que se veía bellísimo, alguien dijo como aristócrata”. Para María, aquella actuación lo distinguió como lo que iba a ser Beverido: “un hombre de teatro”. La nota es de Karina de la Paz en “Universo”.