Freddie Figgers  fue abandonado por sus padres, apenas nació, en un basurero. Un vecino de Quincy pudo escuchar su llanto, y lo llevó a un hospital, donde pasó dos días internado. Nathan Mary y Betty May, de 74 y 66 años respectivamente, lo adoptaron, después de conocer su tragedia. A los 9 años le compraron su primera computadora  y a los 12 años consiguió trabajando reparando computadoras en su vecindario.  Se dedicó al negocio de las telecomunicaciones y actualmente es fundador y CEO  de la firma “Figgers Comunicatión”. Posee una fortuna de 70 millones de dólares y cuenta con una Fundación que apoya a niños afroamericanos, La nota es de “Cronista/Argentina” y la publica “El Economista”. Foto de BBC