Dos de los aspirantes al cargo de dirigente nacional del PAN, Adriana Dávila y Gerardo Priego,  meten presión para que el actual dirigente, Marko Cortés, renuncie al cargo para buscar la reelección, y de esa manera haya un “piso más parejo”, habida cuenta de que este último cuenta con la mayoría de los delegados que deciden el sentido de la elección interna. Lo comentan en “Rozones” de “La Razón”. Foto de Twitter.