“Ninguna vacuna ofrece una protección al cien por ciento. Lo anticuerpos de las vacunas son como un muro costero diseñado para proteger a una ciudad de una marejada. La mayoría de las veces el muro resiste el embate de las olas, pero un huracán puede ser lo suficientemente fuerte como para permitir que pase algo de agua. En comparación con las formas anteriores del virus, la variante Delta es como un huracán viral; es mucho más infecciosa y supone un mayor desafío, incluso para un sistema inmunitario vacunado”. Lo dijo Erin Brumage, inmunólogo de la Universidad de Massachusetts. La nota es de Sara Parker Pope en “The New York Times” y la publica “Excélsior”. Foto de “La Razón”.