“El diputado Alfonso Ramirez Cuéllar, a 10 días dejar su encargo en la 65 Legislatura federal no quita el dedo del renglón e insistió en aumentar los impuestos especiales sobre alimentos chatarras, bebida azucaradas, tabaco y alcohol y canalizar más recursos al sistema de salud”. Lo escriben en los “Trascendidos” de Milenio,