Los alcaldes electos de la oposición en la Ciudad de México quisieron ingresar a la fuerza al Congreso capitalino, porque supuestamente se iban a autorizar iniciativss que afectaban a su gestión. Las autoridades habían mandado a granaderos para detenerlos. A una alcaldesa, Lia Limón,  la lesionaron en la nariz. Qué necesidad de ambas partes. Eso no es política. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum,  ya se reunió a dialogar con dichos alcaldes, y  al salir ,éstos manifestaron que “se inició un diálogo para dar buenos frutos en beneficio de los ciudadanos”. Con información de “Expansión  Política”. Foto de archivo.