En los años 30 del siglo pasado, armado con una cámara “Pathé Baby” de 9.5 mm., el médico José Buil Belenguer filmó escenas de su familia y de la vida cotidiana en Papantla, Veracruz, donde él residía. Buena parte de esos materiales con sabor a vainilla y nostalgia los usaron su nieto, José Buil Ríos, y Marisa Sitach, para realizar la cinta documental “La línea paterna” (1995), una obra de arte incluida en el acervo fílmico del Museo de Arte Moderno de Nueva York y en la cineteca Nacional de México. Con el mismo afán de recobrar el tiempo, José Buil se afana ahora en la posproducción de la película “Los crímenes del Mar del Norte”, escrita y dirigida por él mismo, que aborda los crímenes que cometió Goyo Cárdenas en la ciudad de México, en agosto y septiembre de 1942. Lo publicaron en “El Cultural”, suplemento de “La Razón”.. ¿Ya vieron el documental sobre su tierra Sergio Villa, Domingo Yorio Saqui, Jaime Sastré Buil, Carlos Juan Islas y Daniel del Angel Pérez?