En las primeras semanas de la pandemia del covid.19, el subsecretario de Salud, Hugo Lópex-Gatell, era un personaje relevante de la vida política y médica nacional, era un hombre tan popular que hasta se le empezó a considerar como un probable candidato a la Presidencia de 2024. Sus erróneas estimaciones de fallecimientos con motivo de la pandemia, sus insensibles declaraciones sobre los padres de los niños con cáncer, su subregistro de contagios y fallecimientos las tardes-noches de los domingos y los lunes para que tenga un buen panorama el Presidente en sus mañaneras, el no querer vacunar a los jóvenes con morbilidades como lo marca el PNV, y muchas cosas más, han hecho que en la actualidad se haya convertido en una figura pública desgastada y sin credibilidad.. Foto de “Sopitas”.