El pasado 21 de agosto se cumplió el primer año de que Fernando Jácome Roldán dejara de estar físicamente con nosotros. Lo tratamos desde niño, afuera de su casa en la calle  de Lerdo, jugábamos Benjamín Domínguez, Héctor Rebolledo y el que  esto escribe, con él. Fue un buen alcalde que logró la ampliación del Palacio municipal. Fue presidente muchos años de la cooperativa de transporte «Azteca». Encabezó varias luchas sociales y también fue catedrático en la UV. Y el  2 de octubre festejaba su cumpleaños.  Foto de «Alta voz».