El recién casado entró en la suite nupcial llevando en los brazos a su flamante mujercita. Sin decir palabra la aventó como un fardo en la cama, Enseguida encendió el televisor y se sentó en el sillón frente a él. Sin siquiera voltear a donde estaba la desconcertada chica, le dijo con acento expedito: «Susiflor, me hiciste esperar cinco años para hacer lo que vamos a hacer, espero que no te importe ahora esperar 3 horas mientras veo el juego 4 de la Serie Mundial.. Algo así escribió Catón, hace algunos años en «Reforma».,