Al morir el presidente chileno Salvador Allende, quien fuera su Ministro de Finanzas, Carlos Matus, escribió un libro con este título. En el mismo, le agradece su nombramiento, «sus enseñanzas, y las lecciones inolvidables de valor y lealtad a la palabra empeñada». Pero también reconoce en el libro que un gobierno no puede llevarse únicamente con una ideología, por muy pura que sea ésta, sino que es indispensable acompañarla de métodos modernos y científicos de planificación de las acciones gubernamentales. «Vivimos entre dos confusiones que aisladas son costosas, y juntas son nefastas. La primera apunta a la crisis de las ideologías. La segunda a la pobreza de los métodos de gobierno», destaca. «Recorrí varias veces en mi vida el ciclo de aprendizaje entre técnica, academia y política práctica, antes de poner por escrito estas reflexiones», señala. Foto de Wikipedia.