BICENTENARIO DEL NATALICIO DE FEDOR DOSTOIEVSKY. (IV)
“Crimen y Castigo.”
Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

Una de las joyas literarias de la literatura universal es la novela de Dostoievsky: “Crimen y Castigo”, novela psicológica, policiaca, costumbrista, en esta obra los personajes cuestionarán todo, la existencia de Dios, reflexionan sobre el sentido de la vida, el bien, el mal, los valores, la desigualdad social, el castigo, las penas, los pecados, el crimen, créanme que estamos ante una novela que aborda los temas esenciales del hombre, ahora bien, toda la historia tiene un personaje central y un tema medular, el personaje se llama Raskolnikof y el tema es el asesinato que éste protagonista cometió a dos mujeres, y precisamente quiero iniciar compartiendo los argumentos que Raskolnikof expresó ante Sonia de los móviles que le inspiraron para cometer el crimen:
“–Tienes razón, Sonia. Todo lo que he dicho es absurdo, vana palabrería. Como ya sabes, mi madre es pobre. Las circunstancias han permitido que mi hermana recibiera una buena educación y se viera condenada a hacer de institutriz. Yo era la única esperanza de mi familia. Ingresé a la Universidad, pero tuve que interrumpir los estudios por falta de medios. Aun suponiendo que hubiese podido continuar estudiando, no podía aspirar a otra cosa, en el caso más favorables, que a convertirme al cabo de diez años o quince años en maestro u obtener un empleo con un sueldo anual de mil rubros –hablaba como su repitiera una lección –. Pero, mientras tanto, las preocupaciones y el dolor habrían arruinado la salud de mi madre; en cuanto a mi hermana…podía suceder algo peor. Privarme de lo más necesario, dejar a mi madre en la miseria, exponer a mi hermana al deshonor, ¿puede llamarse vida a esto? Y todo ello ¿para qué? Después de perderlas, formar una nueva familia para dejarla a mi muerte, sin un pedazo de pan. Pensé que con el dinero de la vieja usurera ya no tendría que socorrerme mi madre y mi hermana y podría volver a la Universidad, asegurándome, además, un medio de establecerme. Evidentemente, estuve equivocado al matar a aquella mujer…pero, ¡basta ya!”
El lector podría pensar que en estos primeros párrafos del presente artículo ya le di mucha información, ejemplos: la existencia de un crimen, el personaje que lo cometió, su arrepentimiento final, pues no, esto es sólo el inicio de una voluminosa obra que si bien desde el principio sabemos quién es quién, y en varios casos presentimos y se cumple el final de cada personaje según lo presentido, el valor de la novela estriba en las abundantes y largas reflexiones filosóficas, la crítica social, el tabú de los prejuicios sociales, lo explicaré con algunos ejemplos.
Sonia es un personaje muy especial en toda la historia, no tenía madre, su padre Marmeladov era alcohólico, y se juntó con una mujer llamada Catalina quien era una viuda con 3 hijos pequeños a cuesta, la familia no tenía ni para comer, Sonia se vio obligada a prostituirse para mantener a su madrastra, medios hermanos y también le daba dinero a su padre, dentro de este universo de personajes Sonia conocerá a Raskolnikof, él confía plenamente en ella y por eso será a la única persona que le confiará su crimen, sabe que es una mujer honorable, y en un dialogo que tienen Sonia le dice que confíe en Dios, a lo que él le pregunta: “¿Qué hace Dios por ti?”. Este tipo de cuestionamientos se mantienen en toda la novela, y no sólo contra Dios, sino contra los temas que son inherentes al hombre, empero, Sonia intentando contestar a la pregunta de Raskolnikof no encontraba respuestas serias, sé que sin la existencia de una figura como la Dios en la vida del hombre, el sentimiento oceánico sería terrible, por ello, aunque nada haga por sus creyentes y seguidores, el sólo hecho de provocarles esperanzas y motivos para vivir ya se justifica su ideada existencia.
Otro ejemplo lo encuentro en la figura de Catalina, esta pobre mujer al momento que murió su esposo Marmeladov, recibió una fuerte suma económica por parte de Raskolnikof, a Catalina este dinero le hubiera servido para enfrentar los primeros días la ausencia del marido alimentando a sus hijos, pero no, lo primero que hizo fue ofrecer unos funerales como si fueran ricos y tuvieran el mañana asegurado, la realidad fue que al otro día literalmente andaba ella pidiendo limosna en la calle con sus tres hijitos, ella tocaba la sartén y los niños bailaban, mejor dicho brincaban para que los transeúntes les dieran dinero, a los pocos días Catalina enfermó y murió.
En lo concerniente al tema del crimen, Dostoievsky realiza una larga reflexión sobre la vida, la muerte, el asesinato, los motivos, etc. Raskolnikof es un estudiante destacado, pasa por erudito, tiene veintitrés años de edad, este joven promesa cree que existen hombres ordinarios y extraordinarios, afirma que los hombres ordinarios sólo obedecen y son conformistas, sumisos, carecen de espíritu y voluntad, su misión es callar y seguir los dictados de los hombres extraordinarios, a su vez, los hombres extraordinarios en el proceso de erigirse como tales, se ven obligados a cometer crimines, bajezas, pero como son seres destinados a grandes logros, el resultado final o mejor dicho, el destino de su vida termina justificando su actuar, y aquí Raskolnikof se pregunta lo siguiente:
“El hecho es que un día me planteé la siguiente pregunta: Suponiendo que Napoleón se hubiera encontrado en una situación parecida a la mía; que no hubiese tenido para empezar su carrera ni Tolón, ni Egipto, ni la travesía del Mont-Blanc, sino que, en su lugar de estas brillantes hazañas, se encontrase obligado para proseguir su carrera a matar a una vieja y robarle el dinero, ¿habría retrocedido ante esta necesidad? Esta cuestión me atormentó bastante tiempo, ocasionándome una sensación de vergüenza hasta que, finalmente, llegué a la conclusión de que no habría vacilado en hacerlo ni tan sólo habría comprendido la posibilidad de dudar. Habría actuado sin el menor escrúpulo ni vacilación. Por consiguiente, yo, emparentándome a la autoridad de Napoleón, tampoco debía vacilar. ¿Te parecen risibles estas ideas?”.
Por supuesto que estamos ante una mente atormentada y con un joven que ve la realidad de manera distorsionada, el resultado final de la historia nos enseña esto, sin embargo, si analizamos los argumentos de Raskolnikof, notaremos que es un joven que ambiciona, aspira, (algo bueno, sano y necesario en los jóvenes), el problema se encuentra en lo desviado, desajustado y desfasado de sus aspiraciones, y lo peor son los conceptos y valores con los que pretende alcanzar sus sueños, es decir, si tengo que mentir, miento, si tengo que robar, robo, si tengo que humillarme, me humillo, si tengo que callar, callo, por eso cuando escucho a los muy jóvenes y leo sus escritos donde ellos mismos se admiran, se auto elogian, se ven como grandes líderes, políticos, lo único que les digo es que aspirar, soñar, es bueno y necesario, sólo que a esos sueños deben acompañarlo el trabajo, el esfuerzo, el equilibrio, la honestidad, y, sobre todo, la sensatez.
Concluyo que soñar es bueno, procuremos que nuestros sueños sean equilibrados y no arruinen nuestras realidades, nuestras vidas: “Raskolnikof: No fue a la vieja a quien maté, sino a mí mismo, me arruiné para siempre.”

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com
[email protected]
Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.