«El libro es una invención que te lleva al futuro, conservándote en el presente, escribir es una especie de máquina de tiempo, cuyo único combustible es la pasión humana. Cuando un lector termina de leer un libro, el libro aún no concluye, porque es cuando apenas empieza a sentir, a vivir, a escuchar, a entender la escritura, se convierte en lo que acaba de leer, es ya parte de su vida cotidiana; es ahí cuando el libro comienza, y es cuando vivo en mis letras y en el corazón de quien leé mis letras». Es parte del poema «Vivo en mis letras» de Juan David Ovando en el libro «Corazón Latino y su poesía de amor».