1 La buena de Dante Delgado es que se enteró que un amigo suyo, no político, se encontraba afectado de salud  en Xalapa y ya no quería echarle ganas para seguir adelante, por lo que un sábado, de finales de mayo del presente año, viajó a esta capital y se apersonó junto con su esposa Teresita en la casa del amigo, estuvieron  con él platicando dos  horas, le dieron ánimos y el amigo ya está saliendo a la calle muy recuperado.. 2) La no tan buena sucedió en una comida navideña de «Crónica del Poder,» en diciembre del 2009, en el restaurante «Asadero Cien» del Tejar, a la que asistió buena parte de la clase política de Veracruz. Presentes entre otros, Dante Delgado y el maestro Guillermo Zúñiga Martínez. Sabiendo que no habían tenido buena relación en los últimos años (uno fue gobernador y el otro presidente municipal de esta capital al mismo tiempo), se le preguntó al maestro sí estaba de acuerdo en saludar a Dante y reanudar las relaciones, y respondió: «adelante con ello», A continuación se le hizo la misma pregunta a Dante y no accedió.