Además de atender su despacho en la calle Ursulo Galván de esta ciudad – donde siempre lo apoyó la Lic. Maria Eugenia Alarcón-  se desempeñó durante muchos años como asesor laboral en gobierno del estado, pero en especial en la Universidad Veracruzana, donde intervenía. siempre de manera eficaz, en la resolución de los conflictos laborales que se presentaban. Le gustó mucho jugar beisbol e ir a desayunar con su familia a «La Estancia de los Tecajetes». Una gran persona y un buenísimo abogado laboral, quien también impartió cátedra. Este día cumple un año de haber fallecido nuestro querido amigo Rolando Rivera Ochoa.. Descanse en paz.