Se van tus manos sobre mi mirada la sostienes, la sueltas. Embistes mi hombro izquierdo, lo sitias desde el cuello, lo asaltas con las flechas de tu boca. Embistes mi hombro izquierdo feroz y dulcemente a dentelladas. con su modo redondo de hacer pasar el tiempo entre los besos. Hablamos un lenguaje de jeroglíficos y me vas descifrando sin más instrumentos que la ternura lenta de tus manos, desenredándome sin esfuerzo, alisándome como una sábana recién planchada, mientras yo te voy dando mi universo; mis dedos llenos del deseo de tocar las estrellas los soles que habitan en mi cuerpo. Una mansa sonrisa empieza a subirme por los tobillos, se va riendo en mis rodillas sube recorriendo mi corteza de árbol llenándome de capullos reventados de gozo transparente. El aire que sale de mis pulmones va risueño a vivir en el viento de la noche mientras de nuevo embistes mi hombro izquierdo, feroz y dulcemente a dentelladas. De la autoría de Gioconda Belli, la subió al Facebook Iván Hernández Gutiérrez

1) "No será grande quien no tuviera gran tolerancia": Juan Eusebio Nieremberg, escritor jesuista español. 2) "Tolerancia es esa sensación incómoda, pero aceptada, de que al final el otro pudiera tener la razón": Anónimo. 3) "Cuando entiendas que hay otra forma de ver las cosas, entenderás el significado de la palabra tolerancia". Dalai Lama. 4) "Trata a los demás como querrías que te trataran a tí": Del Código de Etica. 5) "Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas": John F. Kennedy. Imagen de Minglano.es".

Por supuesto que el primer sentido por el que nos entra el cine es por el sentido de la vista, pero el cinema entra, lo percibimos también por el sentido del oído. Éste nos sirve para arraigar las imágenes que estamos viendo en la pantalla y nos transportan a lugares, nos transmiten sensaciones, nos preparan para la escena final, enmarcan un momento y, las más de las veces, nos dicen cómo va a estar una película, y eso es precisamente lo que pasa con el tema de Cinema Paradiso en donde Ennio Morricone logra transmitirnos la magia del cine, sensaciones inigualables e inolvidables. Es una maravillosa película italiana. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) "La prudencia es el más excelso de todos los bienes": Epicteto. 2) "Mezcla a tu prudencia un grano de locura": Quinto Horacio Flaco. 3) "Un hombre prudente no pone todos sus huevos en un mismo cesto": Miguel de Cervantes. 4) "Sé prudente. Lo mejor de todo es escoger la situación": Hesiodo de Ascra. 5) "El hombre prudente no espera ni teme nada de los inciertos acontecimientos del futuro": Anatole France. 6) "Es gran prudencia: cuando el daño puede remediarse, que se remedie; y cuando no, que se disimule": Marco Aurelio Antonio. 7) "El hombre prudente sólo piensa en sus dificultades cuando ello tiene remedio; cuando no, piensa en otra cosa": Bertrand Rusell. 8) "El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futturas": William Shakespeare. 9) "La prudencia es signo de madurez en un ser humano: al hablar, al intervenir, o no hacerlo, en determinadas situaciones; al pensar bien- e incluso consultar a quién más sabe- antes de tomar decisiones importantes; al esperar la mejor ocasión para hacer las cosas, para no irse a los extremos y guardar siempre un equilibrio en nuestras vidas. La prudencia y el equilibrio en las opiniones y en las acciones hablan bien de los seres humanos": Nosotros.

   Cuafandofo eferafa ufun nifiñofo, mifis hefermafanafas mafayoforefes sefe cofomufunificafabafan efen ifidifiofomafa pafarafa efen clafavefe. Hafacefe pofocofo mefe efencofontrefe ufun pofoefemafa quefe cofomparfatofo cofon ufustefedefes, afa vefer sifi lefe efentiefedefen, vafa: Ufun lefengufuafajefe dififificífil defe hafablafar/ Rafarofo defe efescufuchafar/ Y difistifintofo defe afactufuafar./ Pufuefedefe sefer quefe nofo efentifiefendafas/ Pufuefedefe quefe nofo cofomprefendafas/ Sofolofo lafas f efelifimifinafalafas/ Y yafa cafaptafaráfas./ Efel ifidifiofomafa defe lafa f/ Lofo pufuefedefes tufu hafablafar/ Sifi  sofolofo lofo prafactificafas/ tufu profontofo lofo dofomifinafaráfa. Para un infante era una forma de hablar de los adultos, mis hermanas, que era incomprensible, que exigía un nivel de atención y una mente despierta, de pensamiento y comprensión ágil. ¿Se acuerdan de aquellos tiempos, señor don Simón?. Imagen de You Tube.  Lo escribe Marco Aurelio González Gama,

No tome a mal esta expresión, nada más es un coloquialismo para transmitir mi amor, mi debilidad, vamos, por este sagrado alimento, también popularmente conocido como blanquillo. No sé si ustedes, estimados lectores también padezcan esa debilidad, en mi caso lo traigo en mi ADN, seguro lo heredé de mi padre que, no obstante ser un consumado devorador del producto de gallina, solo unos cuantos meses lo separaron de vivir hasta los 90 años de edad. Desde que recuerdo, mi papá era feliz desayunando, comiendo y cenando huevos. Era tal su afición, que en los años 70 algunos de los huevos que se compraban en el mercado para la casa solían traer dos yemas, bueno, pues ese capricho de la naturaleza era suficiente para que los ojos le brillaran como si hubiera descubierto un tesoro. Lo mismo sucedía cuando una gallina de rancho era sacrificada por mi madre y al destazarla se encontraba con que venía cargada de lo que en ese entonces se llamaba “huevera”, a mi papá le encantaba el consomé rebosado de esas yemas en plena formación ‘huevuna’. Pese a la mala fama que le crearon, los mexicanos somos campeones mundiales en su consumo, nos comemos nada más 23.3 kilogramos en promedio de blanquillos al año, o sea aquello de que era uno de los causantes del colesterol en el ser humano nos tiene sin cuidado. No solo en México sino en el mundo entero ha recuperado su estatus como el ingrediente cardinal de numerosos guisos de los cuales un servidor es devoto: tortilla española, tortilla a la mexicana, tortilla francesa, tortilla de mariscos, omelette, frittata (italiana), rotos, estrellados, fritos revueltos tiernos, motuleños, en salsa, con frijoles, divorciados, rancheros, a la mexicana, tirados, a la albañil, cocido, pasado por agua, con arroz, preferentemente rojo; en capeados, en sopa china, cocido con yema líquida y en postres como natillas, mousse, leche quemada, crema catalana, torta de elote, tarta de Santiago y ¡rompope!… y la yema cocida pero líquida es deliciosa simplemente con un trozo de hogaza de pan. Bueno, el huevo es tan pero tan chingón, que los griegos y romanos lo utilizaban para pegar baldosas. No coma huevo a huevo, hágalo por gusto, es un alimento maravilloso. Foto de TVP. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

"1) La oposición no necesariamente quiere el cambio, quiere el poder. 2) Tratándose del poder todas las apuestas cuentan, la única que vale es la que acierta. 3) En cuestiones del poder no hay cargos insignificantes. Lo insignificante es la banca. 4) El poder enloquece; el no poder entumece. 5) Resulta común que en el transitar del poder se confunda a menudo habilidad con deslealtad. 6) El poder y el no poder no dejan de ser una pasión. 7) Depende, en el tránsito al poder las puertas se abren con llaves o con marro. 8) El del poder se rodea de amigos porque así tiene la seguridad de que se rodea de aduladores. 9) En asuntos de poder, a veces a quien madruga Dios lo arruga. 10) En el camino al poder hay rectas, columpios, curvas, puentes... y claro, los percances a que todo viaje está expuesto. 11) Siempre que el poderoso se arrepiente es tarde. Nunca es tarde para emprender algo, excepto lo que jamás se ha de emprender. Tomado del libro de Froylán Flores Cancela: "Monólogos y Diálogos".

1) Bordas de hielo. "Vengo a verte pasar todos los días.. Vaporcito encantado siempre lejos.. Tus ojos son dos rubios capitanes.. Tu labio es un brevísimo pañuelo.. rojo que ondea en un adiós de sangre... Vengo a verte pasar; hasta que un día.. Embriagada de tiempo y de crueldad.. Vaporcito encantado siempre lejos.. La estrella de la tarde partirá... Las jarcias; vientos que traicionan... Vientos de mujer que pasó.. Tus fríos capitanes darán órdenes.. Y quien habrá partido seré yo". 2) Me desvinculo del mar. "Me desvinculo del mar.. Cuando vienen las aguas a mi... Salgamos siempre. Saboreemos.. La canción estupenda, la canción dicha.. Por los labios inferiores del deseo.. Oh prodigiosa doncellez.. Pasa la brisa sin sal... A lo lejos husmeo los tuétanos.. Oyendo el tanteo profundo, a la caza.. De teclas de resaca... Y así diéramos las narices.. En el absurdo.. Nos cubriremos con el oro de no tener nada.. Y empollaremos el ala aún no nacida.. De la noche, hermana.. De esta ala huérfana del día.. Que a fuerza de ser una ya no es ala".

No soy para nada fan de las películas de terror, para que más que la verdad, si las puedo evitar las evito. Me disgusta que alteren mi estado de ánimo, mi salud psíquica o emocional, y es que el cine es tan poderoso que es capaz de transmitirnos emociones tan disímbolas como terror, miedo, ansiedad, insomnio, fobias y hasta nos puede traumar mentalmente. No me gusta ir a las salas de cine para estresarme, el séptimo arte es para disfrutar, reírse e inclusive llorar, que me conmueva, me haga sentir triste, me puede generar cualquier sensación menos terror, miedo o ansiedad. A propósito de estas fechas macabras, hacia memoria de cuál fue la primera película que me atemorizó y me provocó una inquietud tal que no me dejó dormir tranquilo aquella noche que la vi proyectada en la televisión en blanco y negro, pues esta fue ‘La llorona’ (René Cardona, México, 1960). Protagonizada por María Elena Marqués, Eduardo Fajardo, Luz María Aguilar, Mauricio Garcés y Carlos López Moctezuma, ‘La llorona’ narra la historia de una mujer despechada que tras ser abandonada por su marido, decide matar a sus hijos para después suicidarse. La he de ver visto allá por el 65 o 66 y la recuerdo como si la hubiera visto ayer, a Carlos López Moctezuma en su papel de narrador de la leyenda y a María Elena Marques, Luz María Aguilar y a Mauricio Garcés en los papeles estelares, sobre todo de la primera, de exquisita belleza, estaba en su punto la señora –madre de Miguel Torruco Marqués, el secretario de Turismo del Gobierno Federal-, en ese notable y diabólico papel y el momento cuando llega a la casa como nana del niño y su macabra transformación para cumplir con la maldición familiar. Gran película, creo que la primera de terror y misterio del cine nacional. Notable y citable. ¡Ay mis hiiijos! Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) "Respeto para quienes pensando diferente a nosotros, a través de partidos políticos, tratan de disputarnos la confianza del pueblo; respeto, también, para quienes pensando distinto a nosotros, no han querido o no han podido organizarse en partidos políticos. Rechazamos por principio, la infabilidad doctrinal o electoral. La urbanidad en las relaciones políticas es requisito para la convivencia pacífica. Seremos inflexibles en la defensa de las ideas, pero respetuosas en las formas, pues en política, frecuentemente la política es fondo". 2) En la tarea de gobernar, el querer quedar bien con todos, normalmente termina en no quedar bien con ninguno". 3) "La política demanda pasión, pero a la par: mesura, sosiego interno, dominio de sí mismo, para no intentar dominar a otro u otros; aspirar a dominar las cosas no los hombres. Estamos al servicio de la libertad de todos".. "Discursos Políticos". Editorial Madero.