Esta versión de la inspiración de Armando Manzanero, la he escuchado cuando menos en las voces del propio –e inmenso- compositor yucateco, de Luis Miguel, José José y de otro gran bolerista yucateco, desafortunadamente ya fallecido, Carlos Lico, de portentosa voz. Todas las interpretaciones me gustan, pero me decanto más por las de José José y Carlos Lico, cuestión de gustos. La letra es hermosa y refleja un sentimiento y la soledad expresada poéticamente. Es que en verdad los seres humanos sentimos la ausencia de nuestros congéneres: de la esposa, de los hijos, de las amigas y amigos, de la novia, de la amante, de la familia, de la gente… Es nuestra naturaleza gregaria, vivir en manada, disfrutar del núcleo familiar, por eso me gusta tanto esa canción, porque expresa ese sentimiento profundo, intenso e importante que es para nosotros nuestra contraparte. En estos momentos de soledad se me vino a la cabeza, en verdad hermosa: Te extraño / Como se extrañan las noches sin estrellas / Como se extrañan las mañanas bellas / No estar contigo, por Dios que me hace daño / Te extraño Cuando camino, cuando lloro, cuando río / Cuando el sol brilla, cuando hace mucho frío / Porque te siento como algo muy mío / Te extraño / Como los árboles extrañan el otoño / En esas noches que no concilio el sueño / No te imaginas amor, cómo te extraño… Foto de "XEU Noticias".  Lo escribió hace unos cuantos meses Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

La escuela en donde cursé la primaria fue un plantel educativo que fundó el exilio español en Córdoba en el año de 1940, por un grupo de profesores normalistas tan solo unos meses después de su arribo a México. Entre ellos se encontraba el profesor Atilano Luis Navarrete, nacido en Moral de Calatrava, provincia de Ciudad Real, España, el 13 de febrero de 1908. Siendo apenas un infante de 2 años de edad, su familia se traslada a vivir a Valencia, ahí cursa su educación elemental y media, y estudia para maestro en la Escuela Normal de Valencia. Muy joven se adhiere a las filas del Ejército Republicano Español, destacamento en el que también militó la que más tarde sería su esposa, la también profesora, Concepción Escutia Blasco (de Luis). En plena guerra Atilano y Conchita contraen matrimonio, y tras la derrota de los republicanos a manos de las fuerzas de Franco, ambos son recluidos en el campo de concentración de Argelès-Sur-Mer, en la costa mediterránea meridional de Francia, hasta que fueron embarcados y exiliados a México en el buque Mexique un 27 de julio de 1939. El recuerdo entrañable que guardo de mi maestro Atilano es la de un hombre maduro –cuando me dio clases rondaba los 60 años- recio, encurtido por la vida, de carácter fuerte, serio, un tanto áspero y poco afable en su trato, que imponía respeto, pero sobre todo que sabia transmitir el conocimiento propio del 3er. Año de primaria. Su método por ejemplo para enseñar las multiplicaciones y el resto de las operaciones matemáticas, consistía en el repaso ‘machacante’ basado en la constancia, en la perseverancia y en la disciplina. Fui muy afortunado en haber tenido un maestro como don Atilano, de él recibí muchas cosas buenas aún presentes en mi concepción de la vida, pero sobre todo la gran enseñanza de que hasta para aprender las cosas más elementales se requiere de mucho esfuerzo, constancia y disciplina. Don Atilano murió en Córdoba a la edad de 103 años, un 12 de febrero de 2011 y después de vivir en México 72 años. Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

Es de sabios reconocer que en esto de los botaneros siempre hay alguien que sabe más que uno de esos temas, y que siempre hay alguien –algunos- que tienen la última palabra en estas cuestiones culinarias. Después de aquel Carrusel en donde hago un recuento de algunos de estos “templos al buen comer y al buen beber”, se dejaron venir una andanada de mails al escribiente componiéndole la nota, voy a comentar dos de ellos que me parecen ejemplares por su sabiduría, va el primer comentario: “Mi estimado, el ‘Venegas’ era centro a donde acudir a curar la sed sobre todo cuando el calor apretaba o había partidos de fut, de box o cualquier evento deportivo, después de un tiempo cerró por problemas de seguridad. Ahora su hijo abrió otro Venegas en la avenida Orizaba, a la vuelta de la Torre Hákim, donde hubo otro bar. Sigue el fut y el box. La Frontera sigue vigente, y El Papaloapan, (ahora en la av.Murillo vidal) como atinadamente comentas, ahí se sigue comiendo bien y los viernes se escuchaba por las noches muy buena salsa y fandango. El México, mantiene su calidad, excelentes tortas de serrano o un buen pepito con una cerveza o copa nunca caen mal al mediodía. El otro mail, es más ilustrativo, digamos que amplía las posibilidades, va: “Muy buena reseña, pero te faltaron ‘La bamba,´en Mata y Bremont, el ‘Salón Superior’, ‘El dominó’, el ‘Salón Victoria’ (le decían la barra más grande del oeste); ‘Los Pericos’ de 20 de noviembre; ‘La Chuza’, ‘La Manola’, el ‘Burladero’, ubicados en la calle Américas; Bar ‘Mi Oficina’ en Ruíz Cortinez, ‘Los Compadres’ de avenida Xalapa; ‘Las Vegas’ en la colonia Progreso; ‘El Lucas’ de avenida Revolución y después te menciono los de Coatepec, que esa información merece capítulo aparte”. Ante esta avalancha informativa, no me queda más que decir: ¡Pa´su mecha, más mezcla maestro! Pues ahí está todo un tour para el que se quiera animar a hacer ese recorrido culinario. Lo escribiò Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

No conozco a un varón –perdón del abuso de la masculinidad-, incluyo a las damas, que no sienta debilidad por una loción de diseño, digamos de un aroma fino, clásico, de esos que dejan estela al pasar. Retomo una sección de El País en donde señala las que son, a juicio del periódico madrileño, las 5 lociones más intemporales de los tiempos recientes. Empieza con Eau Sauvage (Agua Salvaje) de la casa Dior, de la cual destaco algunos extractos de la nota publicada. Su lanzamiento fue en 1966, o sea, tiene 52 años en el mercado de fragancias y sigue tan campante. Marcó un antes y un después en el mundo de los aromas masculinos, en cuanto a sus notas características lo describe como “un perfume fresco y cítrico, con una base de vetiver y unas notas de limón y romero que se perciben en su aplicación”. La sofisticación viene en envase. Para quienes la prefieren, los remite a una suerte como de colonia cara, nada que ver con la Sanborns, pero es como su prima francesa la aristócrata. Se define como una loción “viril, discreta y fresca” que contrasta con el tono dominante de la mayoría de las fragancias masculinas: olor a maderas. Se dice que cambió los cánones de estilo de los hombres actuales, digamos que los hizo más refinados. Desde que salió al mercado, no ha variado el diseño de la botella: las mismas estrías en diagonal del cristal, la misma etiqueta con el mismo logotipo y el mismo tapón plateado. A lo largo de las 5 décadas que tiene en el mercado, en su publicidad se han sucedido desde Alain Delon, Johnny Hallyday hasta Zinedine Zidane. El aroma original es difícil de igualar, incluso para quienes lo crearon. En mi opinión, es un aroma fresco, ideal para climas cálidos como los nuestros, sobre todo para el verano. No me imagino a un ruso o a un kazajastano con aroma a Agua Salvaje. ¿Usted qué opina? Lo comenta Marco Aurelio González Gama, directivo de "Crónica del Poder".

"En los primeros años de los sesentas, en el histórico taller de grabado de Guillermo Silva Santamaría, en lo que hoy es una majestuosa biblioteca, y en esa época era un nidero de actividades artísticas y culturales: "La Ciudadela", estuvieron juntos Leticia Tarragó y Fernando Vilchis, como parte de una generación deslumbrante de artistas. Que sí pensaban casarse no lo decían y ni siquiera se agarraban de las manos. Luego vino para Fernando, Polonia, una beca de un año para estudiar artes gráficas. Y allá fue la luna de miel con Leticia. A su regreso, dejaron una huella perdurable en todas las ediciones de la Universidad Veracruzana, no sólo con portadas: carteles, diagramación completa de libros y publicaciones, ilustraciones y viñetas. La influencia de ellos se perpetúa en generaciones completas dentro de la Universidad Veracruzana". Lo escribió don Emilio Carballido en la edición "Expresión Plástica. 35 artistas", del IVEC, en 1995. Foto de UV.

1) "Dar la felicidad y hacer el bien, he ahí nuestra ley, nuestra ancla de salvación, nuestro faro, nuestra razón de ser": Henri-Fréderic Armiel. 2) "Con la libertad, las flores, los libros y la luna, ¿quién no sería perfectamente feliz?": Oscar Wilde. 3) "El gran secreto de ser feliz es ser inocente": Focílides. 4) "En el fondo, son las relaciones con las personas lo que da valor a la vida": Guillermo von Humboldt. 5) "El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace": León Tolstoi. 6) "¡Es hermoso ser feliz con las pequeñas cosas!": Jeremías Gotthelf. 7) "La dicha de la vida consiste en tener siempre qué hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar": Thomas Chalmers. 8) "La felicidad es como una mariposa, cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en tu hombro": Viktor Frankl. 9) "Quien no es feliz con poco no lo será con mucho": Lao T-sé.

  O más gambetas da la vida. ¡Caray!, lo que son las cosas, el astro argentino de fútbol había estado driblando a la muerte, ahora sí que materialmente, desde hace como treinta años, pero como siempre sucede, el Pelusa terminó pelándole los dientes a la muerte. Con ella no se puede jugar, es lo único seguro en la vida. Tarde o temprano se nos aparece de manera improvista o dando algunas señales previas. A veces las ignoramos insensatamente o nos damos por no aludidos, al final, como quiera nos la vamos a encontrar. No nos podemos permitir jugar a las vencidas con doña parca, siempre termina venciéndonos. Y así pasó con Diego, por más que los hinchas argentinos desproporcionalmente se atrevieron a compararlo con Dios. D10s así solían aludir al legendario futbolista, pero una cosa fue él con un balón a sus pies en donde desplegó su genio y sus enormes virtudes futbolísticas por las más importantes canchas del orbe y otra cosa fue el Diego Armando hombre. Una moneda de dos caras, de la parte sombreada, oscura vamos, se concentraron en su persona las más bajas pasiones e instintos que lo llevaron a vivir un infierno que alcanzó a toda su vida personal, al mundo que lo rodeaba hasta casi hacer de él una piltrafa humana. Su vida fue la síntesis de un viaje infortunado que lo llevó de la gloria celestial al infierno. Ahí quedan sus maravillosos lances futbolísticos, su gambeta, su fantástico dribling y el arrojo que mostraba en la cancha para enfrentar a los rivales… en fin, todas las enormes virtudes y la magia que era capaz de  hacer cuando tenía un esférico en las piernas. Hasta para vivir la vida hay que aprender y, por lo visto Diego no aprendió o no tuvo tiempo de aprender a vivir la vida como él se la merecía para ser feliz. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal. Foto de Wikipedia.        

A propósito del accidente del avión de Germanwings en la región de los Alpes franceses en 2015, uno de los poblados próximos al lugar del siniestro, tal vez el más cercano, es Barcelonnette, y se preguntará usted y ¿esto qué tiene que ver con Veracruz y su desarrollo industrial?, bueno porque precisamente de esta provincia de la alta campiña francesa salieron algunas de las familias que, a finales del siglo XIX emigraron a nuestro país, concretamente a la región de Orizaba, Río Blanco, Camerino Z. Mendoza y Nogales para fundar las principales industrias textileras no solo de Veracruz, sino de todo México, se trató de la Compañía Industrial de Orizaba, Sociedad Anónima (CIDOSA) y la Compañía Industrial Veracruzana, Sociedad Anónima (CIVSA), y concretamente nos referimos a las familias Lions, Reynaud, Signoret, Fortoul, Abbadie y Sibilot, entre otras poderosas familias que además invirtieron en la fundación de otras empresas tan importantes como Fábricas de Francia, París-Londres y La Marsellesa. En su mayoría estos empresarios provenían de esta región y vinieron a México gracias a las facilidades otorgadas por el gobierno de Porfirio Díaz y de su ministro de Hacienda, José Ives Limantour. Todavía hoy en día suenan en Orizaba algunos apellidos que remontan a ese pasado: Reneaum, Reynaud, Arnaud, etc. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

"Te invito un café.. Ven acércate al calor de mi soledad.. Hace frío, la tarde está húmeda.. La brisa nos moja el cuerpo.. rasga la espalda, enfría el alma.. y golpea el rostro.. Ven toma un café conmigo para que la taza nos entibie las manos.. Siéntate, toma un café conmigo.. la charla de alguien siempre es buena compañía y nos da calor.. el sabor y aroma del café nos motiva.. a una mutua confesión.. Tómate un café conmigo.. tu plática, sonrisa y compañía.. endulzan mi amargo momento". Es de la autoría de Jesús Reyes Chávez, uno de los mejores lectores de "Crónica del Poder".

Y a sufrir se ha dicho. Llega una edad de los seres humanos en donde conciliar el sueño cada noche se vuelve una verdadera hazaña. Y de por sí soy desvelado y de dormir poco, pero todo tiene un límite. Y es que no he podido ir con el médico porque le tengo pavor a pararme en una clínica o consultorio en estos pandémicos días. A lo mejor me resulta más caro el caldo que las albóndigas. ¿Qué he tenido que hacer para dormir más o menos bien? Pues lo que haría cualquiera para procurarse un sueño más o menos reparador de, digamos, unas cinco o seis horas si bien le va a uno. He tenido que rezarle al dios Baco para proveerme de un sustituto a los sedantes. Empecé con las dos cervezas de rigor en la cena, pero se me acabó el stock y se me atravesó la carencia de producción del jugo de cebada.. Ni modo, tuve que voltear a ver la pequeña cava de la casa. Seguí con los licuados de rompope al doble shot, que son deliciosos con hielo triturado y canela en polvo, pero igual, se me acabó el del convento. Ni modo, opté por un coctel de vermú –que luego paso la receta-, que lleva un toque de ginebra y soda, con sus tres aceitunas y un gajo con todo y cáscara de naranja. Pero también se me acabó el “Chinzano” y tuve que voltear a ver la ginebra con jugo de tomate, al más puro estilo de la sangre de María. Hasta eso, no crean que me excedo, la dosis recomendada son dos de cajón. Pero como nada dura para siempre, se me acabó la ginebra, fue entonces cuando tuve que voltear a ver el ron, ni modo, me tuve que recetar dos cubas libres, con poca cola, apenas pintadas, eso sí con tres cubos de hielo. Pero se me acabó el jamaiquino destilado de caña y, muy a mi pesar tuve que optar por el delicioso brandy. No soy muy exigente, me gusta el de España, e igual, dos apenas pintados con tres rocas. Y en esas estoy, cuando el español está dando de sí ya le estoy echando el ojo a un pura malta, pero ese me lo voy a bajar nada más con hielo. Ahora que no crean que es pura beberecua somnífera, estoy caminando alrededor de 14 minutos diarios en la caminadora a más o menos alta velocidad para quemar calorías. Ahí la llevo. ¡Pinche pandemia, ya hasta se me está empezando a olvidar! Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal. Imagen de "attachment.googleusercontent".