A raíz del deceso del cantante, las redes sociales se destaparon y empezaron a circular infinidad de memes (término que se usa para describir una idea, concepto, situación, expresión o pensamiento, manifestado en cualquier tipo de medio virtual: cómic, vídeo, audio, textos, imágenes y todo tipo de construcción multimedia, que se replica mediante internet de persona a persona hasta alcanzar una amplia difusión, Wikipedia.) a propósito del suceso. Realizados en un tono jocoso –no burlón- y ocurrente, con mucha originalidad, y es que se necesita un talento y una inteligencia muy especial para expresar y transmitir en pocas palabras y/o alguna imagen con mucho ingenio a propósito de una nota periodística. Recuerdo uno en especial, en donde se puede ver una violenta explosión en medio de edificios con la leyenda: “Se filtran las primeras imágenes de la incineración de José José”, en alusión evidentemente al consabido alcoholismo del cantante. Y así por el estilo, el último que le llegó al interlocutor es que tiene la imagen de una pequeña barrica coronada por un “¡Malvada Sarita!, vean la urna que escogió”. Como quiera, seguro el Príncipe de la canción si viviera habría tomado con mucho humor ver cómo algunos de los mexicanos nos reímos a partir de su  muerte. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) "Hay un placer en la locura que sólo los locos conocen": John Dryden. 2) "Prefiero una locura que me entusiasme que una verdad que me abata": Christop Martin Wfeland". 3)"No hay genio sin un gramo de locura": Aristóteles. 4) "Una vez al año es lícito hacer locuras": San Agustín. 5) "No hay loco de quien algo no pueda aprender el cuerdo": Pedro Calderón de la Barca. 6) "La cólera es una locura breve": Quinto Horacio Flaco. 7) "En el amor siempre hay algo de locura, más en la locura siempre hay algo de razón": Federico Nietzche. 8) "Cuando todo mundo está loco, ser cuerdo es una locura": Paul Samuelson. 9) "A la gente le gusta que siempre haya un loco a su alrededor": Alfredo Bryor Echenique. 10) "La verdadera locura es tan rara como la verdadera sabiduría. Quizá no sea en el fondo otra cosa que la sabiduría misma, que cansada ya de saberlo todo y de descubrir las verguenzas del mundo, ha tomado la resolución de volverse loca": Heinrich Heine. 11) "La sensatez no conviene en todas las ocasiones, a veces hay que ser un poco loco con los locos": Menandro. 12) "Todos nacemos locos. Algunos siguen siéndolo toda la vida": Samuel Beckett.

Y hablo de comidas sencillas, modestas, para gente sencilla como el que esto escribe –pobremente, digamos-, y es que para los que somos de la región de Córdoba y Orizaba (Fortín, Ciudad Mendoza, Ixtaczoquitlán, Río Blanco, Nogales, sierra de Zongolica, Maltrata, Acultzingo, etc.), cuando hablamos de un platillo típico que se acostumbra comer en aquella zona conocido como ‘chileatole’, (también se le dice chilatole a secas), estamos hablando de una comida que se prepara a base de granos de maíz y rodajas de elote tierno, masa de maíz nixtamalizado, ramas de epazote, azúcar mascabado o morena al gusto, en dos versiones: el rojo que lleva para pintarlo chiles guajillo y un poco de serrano seco, y el verde, que lleva para colorearlo chiles verdes al gusto (cuaresmeño, serrrano o xalapeños). Este platillo que, créanmelo, es una delicia, se acostumbra comer por aquellos lares de manera cotidiana, pero se antoja más en las tardes/noches frías, lluviosas, con neblina y servido humeante, bien caliente. Quienes han comido el chileatole saben que es un caldo turbio por la masa disuelta (‘atoleada’) y molida con el guajillo y el serrano seco, o con los chiles verdes, con granos de maíz generosamente dispuestos y rodajas de elote tierno de uno o dos dedos de grueso. Servido se acompaña de gotas de limón al gusto y un poco de azúcar, ¡delicioso! En lo particular yo lo prefiero por encima de los famosos y populares esquites, que no tienen nada que hacer al lado del ‘chilatole’. En Orizaba hay más versiones a las que les agregan ‘chito’ (que el original es carne de caballo seca) o camarón seco. Repito, comida de pobre, lo acabo de comer preparado en casa, exquisito. Lo escribiò el directivo de este Portal, Marco Aurelio González Gama.

"Como si estuviera nevando.. las matas de café lucen sus flores.. blancas para convertirse en el fruto.. de tono cereza.. Cafetales florecidos.. de la serranía cordobesa.. orgullosos se muestran con singular belleza.. Tesoro cordobés que aroma nuestra tierra.. café veracruzano.. que gana elogios para nuestro campo.. ¡Turista que viajas por estas tierras.. bendecidas por el cielo!!.. disfruta de este café que reconforta.. te hace soñar y esta tierra jamás olvidar". De la autoría del estimado Jesús Reyes Chávez, quien escribe en el Facebook que para los asiduos lectores de "Crónica del Poder" esperar los martes y los viernes el Top 50  es como esperar el número de la lotería premiado, y que si salen con Mención Honorífica es como obtener reintegro..

Ayer comenzó una nueva temporada del deporte del emparrillado. Es la número 100 de la National Football League (NFL). La temporada regular 2019 se disputará a lo largo de 17 semanas con un total de 256 partidos, comenzando el jueves 5 de septiembre –ayer- de 2019. Cada equipo disputará 16 partidos y una fecha libre. Y a propósito de ello, recordaba de cuando me empecé a aficionar a este rudo deporte. Fue a principios de los años 70, 71 o 72 para ser más exactos. Mis muy queridos amigos de la infancia, Kiko y Jaime Cházaro Rosario eran unos grandes aficionados y conocedores también, al americano. Llegaron a Córdoba de Xalapa en donde el gusto por el deporte venía de muchos años atrás con los equipos de la U. V., en donde militaron su hermano el ‘Guillo’ Cházaro y el que en aquel entonces era su cuñado, Andrés, el mandril Gutiérrez, que no sé si jugaban para los Lagartos, Lobos o Zorros, la cosa es que los Cházaro menores los tenían como héroes deportivos. Kiko, que fuimos juntos en sexto de primaria y en toda la secundaria, en la temporada de americano no había mes en que no comprara el Sports Ilustrated (Deporte ilustrado), la edición americana que traía fantásticos reportajes sobre los equipos y sus rosters completos.  Fue en ese entonces que me empecé a familiarizar con términos como ‘ala cerrada’ o ‘ala abierta’, que no son otra cosa que receptores dependiendo de su formación ofensiva, o también el ‘profundo’ o safety, que es el último de la línea defensiva para tratar de detener a un acarreador del ovoide. Total, que de esa época se desprende mi afición por los cascos y ver, recordar aquella inolvidable jugada en el partido por el campeonato de la serie divisional entre los Steelers y los Raiders, la llamada ‘Inmaculated Reception’ de Franco Harris –hijo de mexicana- que captura de manera providencial un pase de rebote de Terry Bradshaw y corre 40 o 50 yardas hasta la línea de anotación para conseguir el touchdown de la victoria. Ufff, ¡qué tiempos!, desde ese entonces nombres como Bob Griese, Roger Staubach, Frank Tarkenton y Joe Namath se me hicieron familiares y mi afición por el deporte creció hasta nuestros días. Rueda el ovoide. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

Cuando antier me desperté poco antes de las 8 de la mañana para ver la final del torneo de Tenis de Wimbledon entre Su Majestad, el suizo Roger Federer, y el enfant terrible del deporte blanco, el serbio Novak Djokovic, después de dos sets divididos de intenso intercambio entre dos de los máximos exponentes del deporte, el número 3 y el 1 en el ranking mundial, algo me decía que iba a ser una final de alarido, como pocas veces vista antes. Y no me equivoqué en mi corazonada. Los que vieron la final del domingo del único torneo del Grand Slam que se juega sobre superficie de pasto en el centenario All England Lawn Tennis y Croquet Club de Londres, fueron testigos de una épica final entre dos de los más grandes tenistas de todos los tiempos. ¡Qué final, qué nivel de Tenis se vio antier! Ya sé que este deporte, que igual como sucede con el fútbol, es lo más importante de lo menos importante. Nadie se va a morir por ver o no ver un juego de Tenis, es algo totalmente prescindible. Para algunos quizá sea mejor matar el tiempo leyendo un libro o, para otros, ir de compras al súper mercado. Relax, cada quien es muy respetable la forma en la qué invierte su domingo, yo seguí escribiendo como siempre, pero en la pantalla estaba atento a esa lucha de poder a poder entre esos dos auténticos gladiadores de la raqueta. Casi 5 horas e igual número de sets de intenso raqueteo me confirmaron que el trío que forman el serbio, el suizo y el español constituyen ya la mejor terna de tenistas de la historia del deporte, muy por encima de los que me diga y mande, nadie como este trío. Y mientras tanto, porque también estuve atento, al otro lado del globo los clavadistas mexicanos confirmaron su estatus entre la élite mundial de clavados, dándose un quite en el reparto de medallas con los excelsos chinos, lo que ya son palabras mayores. Lo escribe Marco Aurelio Gonzáles Gama, directivo de este Portal.

Mientras escribo se desarrolla el tercer set de la final de Wimbledon entre Su Majestad Roger Federer y esa especie de enfant terrible, el serbio siempre inconmensurable de Novak Djokovic. Poder contra poder, la maquinaria suiza perfecta en contra de un todo terreno. Van uno a uno, voy con el suizo. Pero, caray, Wimbledon es el Tenis más flemático que uno pudo imaginar alguna vez, de pipa y guante, de sombrero de copa y Pamelas, y no más porque es políticamente incorrecto fumar hasta en espacios abiertos, pero no dude usted que ya se hubieran visto desfilar por el graderío pipas calabash, hombres con boinas inglesas y escocesas y chalecos de rombos de punto de cashmere. Estos ambientes son muy duques de Cambridge, por eso Wimbledon es Wimbledon, como dirían los chavos, “otro pedo”. Caray, es que qué Tenis se ve en esta catedral del deporte blanco, otro nivel, la semifinal entre Federer y Rafa Nadal fue un espectáculo en donde el suizo marcó su territorio, el macho alfa del clásico británico es él y nada más, así sea ante el ímpetu, coraje y la calidad tenística del manacorense, hay Federer para rato a pesar de que el mes que entra va a cumplir 38 años. Y de Novak qué se puede decir que no hayamos dicho antes, es un bárbaro el balcánico, es frío, calculador, tiene un saque poderoso, pero sobre todo es un tipo inequívoco, inmutable y anticlimático, llueve, truene o relampaguee, Djokovic siempre va a ser Djokovic. Lo comenta Marco Aurelio González Gama, directivo de este portal

Por tercera ocasión, en su muy leído "Notiver", su director, Don Alfonso Salces Fernández, menciona a "Crónica del Poder". Hoy escribió: "Un abrazo a Crónica del Poder. Gracias y felicitaciones a Felipe Hakim, Francisco Saucedo y Marco Aurelio González Gama de Crónica del Poder.com., que forman el Portal más serio, inteligente y genial de noticias, comentarios, efemérides y humor, de la red, por su onceavo cumpleaños. Es de lectura obligada, por su buen gusto, elegancia y generosidad- no es un portal de amarguras, rencores, chismes y odios-, es un ejemplo y una lección de que se puede hacer periodismo inteligente, sin lastimar y sin dejar de ser crítico, con seriedad, sin insultos, gritos ni sombrerazos. Nos conmovió la foto que revivieron ayer en su espacio, de hace casi 60 años y más, con el arquitecto Mario Coutiño, Jacobo Zabludowsky, Bartolomé Padila y Jorge Elías en La Antigua". ¡Muchas gracias, Don Alfonso, por sus muy generosos conceptos. Es la opinión de un periodista respetado y admirado por muchos comunicadores, y sabemos que no es muy común que haga halagos públicos!!

La temporada de primavera me gusta, entre otras cosas porque es época de chinenes (en algunos lugares también les dicen chininis). Para definir este delicioso fruto tropical propio del trópico húmedo, lo diría como lo decía mi padre si viviera: “¡Es como una mantequilla vegetal!”, y es que no hay nada más grato para el paladar humano que saborear una tortilla de maíz, de mano o de fábrica, untada con la pulpa de este exquisito manjar que dan los árboles, aderezado además con una pizca de sal, y ya si es usted muy exigente recomiendo que al taco además le agregue una discreta porción de auténtica salsa macha, como la que se hace en mi rancho, es decir, de chile comapeño, dispersa a lo largo de la tortilla, para después enrollarla y entonces sí, dispóngase a saborearla porque le garantizo que esa sí es una experiencia religiosa. El chinene, que en Veracruz tenemos la suerte de encontrarlo abundantemente con cualquier marchanta, viene siendo como un pariente pobre del aguacate, de la pagua como le dicen en otras partes de América. La tortilla de por medio es importante, pero para consumirlo no requiere más que de una cuchara para raspar la pulpa fibrosa de la cáscara rugosa del fruto, que va del verde al color café, agréguele tantita sal, nada más tantita como para resaltar su delicado e indescifrable sabor y a paladear se ha dicho. ¡Nada más! Lo escribiò Marco Aurelio Gonzàlez Gama, directivo de este Portal.

Desde mis primeras visitas a Xalapa, allá a mediados de los sesentas, cuando mi horizonte musical era bastante reducido –sigue siéndolo, pero ya no tanto-, algunas de las sensaciones primarias de aquellos iniciales contactos con la capital del estado fue de que en Xalapa se escuchaba buena música. A donde quiera que iba siempre había música de fondo y me acuerdo que aquí escuché por primera vez a Astrud Gilberto, Elis Regina y Antonio Carlos Jobim, mucho Bossa-nova, que era como que la corriente musical dominante entre los xalapeños, fundamentalmente entre el estudiantado. Más tarde tuve oportunidad de escuchar a Orbis Tertius, que era un grupo de Jazz sensacional al que comandaba el gran Memo Cuevas y también por esos años eran muy populares en la capital los Hermanos Castro -¡faltaba más!- con sus ‘Más que nada’, ‘Yo sin ti’, ‘Perdiendo la razón’ y todos esos súper exitazos que los llevaron a triunfar hasta en Las Vegas, total, que para qué les cuento más, Xalapa es una ciudad musical, con una gran tradición de música apoyada principalmente porque es la sede de la Orquesta Sinfónica, de la Orquesta de Música Popular, del Ballet Folclórico de la UV y, en fin, todo lo que yo y usted conocemos y tenemos por bien sabido. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.