Según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2013, la mitad de los emprendedores del mundo tienen entre 25 y 44 años, sin embargo, aunque esta cifra habla bien de la juventud, Latinoamérica todavía no se encuentra al mismo nivel, ya que en estos países existe mayor número de emprendedores en etapas tardías, que van de los 45 a los 64 años.
¿De qué depende que ciertos países aborden con más facilidad la cultura emprendedora? Según el GEM, factores como la educación en todos los niveles, las creencias, el estilo de vida y el temor al fracaso influyen en el comportamiento laboral de una sociedad. ¿Qué pasa con los emprendedores mexicanos?
“De acuerdo con los resultados del estudio GEM, en México contamos con un buen nivel de emprendimiento; somos un país innovador en los pequeños y medianos negocios. Sin embargo, estas cifras responden, en gran medida, a un factor de necesidad. Hay que subrayar que el emprendimiento `positivo’ es aquél que se genera gracias a una auténtica igualdad de oportunidades, y en México falta mucho por hacer”, Arturo Torres, Vicerrector del Instituto de Emprendimiento e Internacionalización del Tecnológico de Monterrey.
El problema en México, según puntualizó Rafael Castillo, director de la Incubadora de Alta Tecnología y Aceleración de Empresas del Tecnológico de Monterrey es que la visión es corta y los emprendedores jóvenes se autolimitan.
En lo personal y con relación a este tema, deseo mencionar el caso de 2 jóvenes veracruzanos que han destacado, en diferentes ámbitos: Najla Méndez Medina hoy campeona nacional en la disciplina de Pole Fitness y Job Moguel activista filantrópico.
La Xalapeña Najla Méndez, “campeona nacional en la rama femenil 2015” se distingue por sus firmes principios de tener ilusión, el entusiasmo, la motivación, la confianza; esto al afrontar con ánimo las épocas menos buenas y tener claro en todo momento que nada se consigue en un día ni dos. Así como, tener capacidad de actuar y querer aprender. Es decir que se debe conocer lo que se hace y esforzarse por aprender lo que no sepamos. El emprendedor por definición es una persona inquieta y debe demostrarlo de la mejor manera, con acción. Además de reconocerle, ser pionera de esta disciplina deportiva en el Estado de Veracruz y con esto, ser una de las principales defensoras respecto al Pole Fitness.
Otro caso es el joven Job Moguel siempre caracterizado por su alto espíritu de sensibilidad social. Hace unos días emprendió en su natal Tlacolulan una brigada en conjunto, con diferentes instancias gubernamentales, como Seguridad Pública, Fuerza Civil, Comisión de Derechos Humanos de Veracruz; y algunos institutos privados como belleza jeudica y autotransportes banderilla. El implementar estas brigadas permite el vínculo de profesionistas y estudiantes con la población más vulnerable y alejada de nuestra entidad.
Un principio de la fundación que preside Job Moguel es el dar, y esto es palpable al momento de estar realizando ante las diferentes instancias las gestiones pertinentes para la reapertura de la casa de salud comunitaria en el ejido de San José del municipio de Tlacolulan. Al reabrir esta casa se estaría apoyando a más 600 conciudadanos.
El mencionar el caso de estos 2 jóvenes emprendedores me permite concluir que un emprendedor se hace, es decir, es aquel que toma todas las oportunidades del medio y canaliza sus fortalezas para aprovecharlas. México necesita más de estos jóvenes, con actitud positiva, aspiraciones y sueños.