“Contrario a lo que muchos esperaban, el PRI respaldó la reforma en materia de justicia laboral con la que los trabajadores podrán votar de manera libre y en secreto para elegir a sus dirigentes sindicales; no es cosa menor, porque las centrales sindicales y algunos partidos políticos pierden parte del control que por década tuvieron sobre la clase trabajadora. Ahora sólo falta que el tema se lleve a la Cámara de Diputaos para su aprobación”. Lo comentan en ¿Será? de “24 Horas”.