1) “Respeto para quienes pensando diferente a nosotros, a través de partidos políticos, tratan de disputarnos la confianza del pueblo; respeto, también, para quienes pensando distinto a nosotros, no han querido o no han podido organizarse en partidos políticos. Rechazamos por principio, la infabilidad doctrinal o electoral. La urbanidad en las relaciones políticas es requisito para la convivencia pacífica. Seremos inflexibles en la defensa de las ideas, pero respetuosas en las formas, pues en política, frecuentemente la política es fondo”. 2) En la tarea de gobernar, el querer quedar bien con todos, normalmente termina en no quedar bien con ninguno”. 3) “La política demanda pasión, pero a la par: mesura, sosiego interno, dominio de sí mismo, para no intentar dominar a otro u otros; aspirar a dominar las cosas no los hombres. Estamos al servicio de la libertad de todos”.. “Discursos Políticos”. Editorial Madero.