Andrés Manuuel Obrador, en el primer debate presidencial, como le fue mal, agarró sus “chivas” y salió por la puerta de atrás, sin despedirse, En el segundo debate, como le fue bien, aceptó la petición de “El Bronco” y saludó de mano a Meade y a Anaya durante el debate, y el en debate de anoche, como le fue regular, se quiso brincar a Meade en la despedida, pero éste lo atajó para saludarlo, y al que sí no saludó fua a Anaya. Con información de los “Trascendidos” de Milenio.