Fue bien recibida por la mayoría de la opinión pública la invitación que le hizo AMLO a José Antonio Meade para desayunar en su casa. Tiene la virtud, para él, que se trata de un adversario en la contienda presidencial y de un mexicano preparado y con buena imagen. Y lo hizo en un momento oportuno en que continúan las críticas por la designación de Manuel Bartlet en CFE. Hoy, Jorge Ramos en “Reforma” dice: “por qué defender a quién retrasó la llegada de la democracia a México. Esta acción representa una gravísima complicidad con el fraude de 1988 y una gran deslealtad con Cuauhtémoc Cárdenas (que juntó con González Pedrero lo formaron políticamente)”.. Y también una deslealtad a Tatiana CLouthier y a su familia, que está muy dolida con Bartlett por el trato a su padre, “Maquío”.