Con respeto a su investidura de presidente electo, qué mal se ve López Obrador no tan sólo al organizar una consulta sesgada, desorganizada, carente de credibilidad, con un tema que no conoce a fondo la ciudadanía (imaginen a la gente humilde de Oaxaca, Chiapas y Guerrero votando si es mejor Texcoco o Santa Lucía), al expresar anoche que “los corruptos están en contra de la consulta”, con qué facilidad generaliza y compara a algunos políticos y empresarios corruptos con gran parte de la población que ve muchas deficiencias en la consulta y que está a favor de Texcoco en base a la opinión de MITRE, el Colegio de Ingenieros Civiles, los controladores aéreos y pilotos, el avance de la construcción, las encuestas previas realizadas, etc, etc. Y qué mal se ve descalificando al periodista Loret de Mola al “decirle que “critica la consulta porque seguramente tiene acciones en Texcoco”. Esta mañana, al terminar su programa, el comunicador agradeció las múltiples llamadas y muestras de apoyo, ante la descalificación de AMLO.