Buen día apreciado lector:

Estaba ayer al mediodía disfrutando el partido futbolero de los nietos cuando por ahí cerca, de un grupo de señoras surgió el tema de las flamantes funcionarias que gobernarán la entidad con el joven Cuitláhuac García Jiménez.

“¡¡Uh, en su casa las conocen!!”; “¡¡ahh, pero esa vendía perfumes en la oficina!!”, “¡¡no tienen ninguna experiencia!!”, comentarios de los más disímbolos pero que reflejan el sentir de un amplio sector de la población acostumbrada por años a un solo estilo de gobierno y a pomposas trayectorias y “curriculums” que siempre habrán de despertar cuchicheos.

Resulta normal, será cuestión de irse acostumbrando y a esperar que los nuevos gobernantes trabajen con profesionalismo, se empapen a fondo y con responsabilidad, de las tareas que habrán de emprender oficialmente a partir del próximo sábado primero de diciembre, porque igual que rojos y azules, siempre se destaca por trayectoria y “curriculums”, precisamente…

Tal vez algunos o varios de los nuevos funcionarios públicos hayan sido seleccionados en base al amiguismo, pero algo conocerán de las tareas en las que se les dará la oportunidad.

El pueblo le dio el triunfo al pueblo y el pueblo va hoy al poder, y hay que darles el beneficio de la duda de que son capaces, alguna persona muy cercana al joven gobernador me decía recientemente que los elegidos tendrán que demostrar su capacidad en cien días y si no pueden, serán relevados.

Lo ideal sería joven Cuitláhuac, combinar experiencia y frescura en el gabinete, porque los gobiernos no están para experimentar sino para dar resultados inmediatos y si utiliza gente experimentada mucho le ayudará en el comienzo, aunque después los deseche. Ojalá lo reflexione, ¡está a tiempo!

Eso sí, lo que todos queremos es que al área de Seguridad Pública llegue alguien con la suficiente capacidad y que no esté contaminado para empezar a pacificar la entidad.

Que a Tránsito alguien que pueda recuperar el dinamismo, la honestidad y buena organización que a esa estructura dio Edmundo Martínez Zaleta en las cortas oportunidades que tuvo para establecer y arraigar entre los veracruzanos, programas tan importantes como el “uno y uno” y el cinturón de seguridad,

Alguien que por ejemplo tenga la energía para obligar a los conductores a que por su propia conveniencia respeten los límites de velocidad en vialidades tan peligrosas como la carretera a Coatepec o los tramos de ida y venida entre Plaza Ánimas y Plaza Américas, donde a diario hay accidentes.

Pero sí, es necesario ver a la nueva administración estatal con ojos diferentes, que los mismos trabajadores del gobierno que ya son veteranos, convoquen a dialogar a los respectivos titulares y a ponerse de acuerdo en cómo hacer mejor sus respectivas tareas.

Sería también una forma diferente de gobernar, como lo que pretende el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Veámoslos pues con el ánimo de que les vaya bien para que a todos nos vaya bien, hace mucha falta la buena disposición de parte de todos y en todos los sentidos.

Tenga el lector una semana de paz y armonía

gustavocadenamathey@nullhotmail.com