Para cambiar las condiciones de los bonos del NAIM, el nuevo Gobierno tiene un enorme reto: convencer al 50 por ciento más uno de los tenedores, aseguró “Moody´s”. Con el plan de recompra de bonos de mil 800 millones de dólares que anunció Hacienda el lunes, sólo se modificaría en automático una tercera parte de los contratos, pero faltaría convencer al otro 20 por ciento, explicó Adrián Garza, analista de infraestructura de la calificadora. “Pensamos que es probable que tengan éxito, pero queremos monitorear”, agregó. La nota es de Belén Rodríguez en “Reforma”.