Don Juan Malpica Silva, director fundador de “El Correo de Sotavento” y de “El Dictamen”, cuando vivía en Tlacotalpan, recibió un día al poeta Salvador Díaz Mirón, quien padecía de disentería, mal que contrajo durante la persecución del bandolero Santanón. Don Juan lo llevó a su casa, ahí lo alojó, su esposa le hacía comida de dieta y le prodigaba cuidados hasta que se alivió. Después lo acompañó a su lancha para iniciar su viaje a Alvarado y luego en tren hacia el puerto de Veracruz. Lo escriben en “Cambio Digital” de Esaú Valencia. Foto de “Geri”.