“La Cuarta Transformación y el gobierno de Peña Nieto se parecen en algo: comenzaron el sexenio frenando el gasto. En diciembre de 2018 el gasto público cayó 25.3 por ciento anual. Hay en el ambiente internacional suficientes elementos para frenar la economía en este año como para que, adicionalmente, la caída en el gasto público se convierta en otro lastre que pare la actividad productiva. Es factible combatir la corrupción y eficientar el gasto sin tener que cerrar la llave. De lo contrario, el gobierno se meterá un autogol económico en la primera mitad del año”. Lo comenta Enrique Quintana en “El Financiero”.