“Con eso de que ya anda creando su propia central obrera, Napoleón Gómez Urutia se puso el overol proletario y se encerró con media docena de personas en un privado de la “Casa Portuguesa”. Cosas de la Cuarta Contradicción, el nuevo movimiento del proletariado tiene su cuna en un comedero fifí de Polanco en la CDMX”. Lo comentan en “Templo Mayor” de Reforma.