El Gobierno de Donald Trump dejó de usar uno de los tres centros de atención de familias migrantes donde retenía a los padres y sus hijos, además de que dejó sin usar casi dos mil camas en los otros dos. Asegura que no cuenta con los recursos para transportar a los migrantes centroamericanos a esos sitios. Mientras tanto, aumenta la cantidad de padres y niños que cruzan la frontera entre México y EU, lo que provocó que las autoridades migratorias declararan una situación de crisis. Más de 4 mil 800 cruzaron la frontera un día de esta semana. La información es de AP y la publica “Reforma”.