Es el título de una nota de Raúl Ochoa en la revista “Proceso” de este fin de semana, frase expresada por el dueño del club Tiburones Rojos de Veracruz, Fidel Kuri Grajales, sobre la posible no permanencia del equipo en Primera División. y es que si bien Kuri ya cubrió la cantidad de 120 millones de pesos a la Federación Mexicana de futbol, “el siguiente escollo es la auditoría de la empresa Ernest & Young contratada por la FMF para que compruebe la procedencia de los recursos del empresario”.