En el sexenio de Agustín Acosta Lagunes, el Director de Seguridad Pública era Amadeo Flores Espinosa (luego subió a la Secretaría de Gobierno, en parte por el siguiente tipo de información); a través de José Luis Salas Torres contaba con una red de informadores políticos en el estado que le reportaban información cada vez que se avecinaba cambio en alcadías y diputaciones y renovación de directivas centrales obreras y campesinas. Venía la renovación de las alcaldías, y el informador de Martínez de la Torre, Ismael García Huesca, envió su reporte que señalaba “Fortalezas” y “Debilidades” de cada uno de los aspirantes. Y concluía su análisis con: “el único que cuenta con todas las fortalezas y ninguna debilidad es… Ismael García Huesca”. Ni con eso se le hizo ser alcalde, aunque sí lo logró en el siguiente trienio.