La orden de aprehensión librada contra Emilio Lozoya, su hermana Gilda Susana y el empresario Alonso Ancira es únicamente por lavado de dinero, un delito que no tiene prevista la prisión, revelan documentos judiciales. El lavado fue imputado en la modalidad de adquirir un inmueble dentro de territorio nacional, con conocimiento de que los recursos proceden de una actividad ilícita, con del fin de ocultar el origen de dichos recursos. La nota es de Abel Barajas en”Reforma”.