Ante la incursión de una nueva caravana por la frontera sur de México, el Gobierno federal desplegó a militares y policías federales en Chiapas. Esta mañana, al menos 500 centroamericanos cruzaron por ciudad Hidalgo, que colinda con Guatemala. Fuerzas federales, estatales y municipales de seguridad, así como personal del Instituto Nacional de Migración aguardan a los migrantes antes de la ciudad de Tapachula. La nota es de César Martínez en “Reforma”.