Soy antibelicista, pero desde mis primeros años de vida la historia de la guerra siempre me ha fascinado. Esta fascinación proviene, quizá, desde que mi maestro de sexto, el inmenso José Bargés Barba, nos platicó la historia de guerra que había detrás de la extenuante prueba atlética de maratón.

Ya sabe usted, del mito histórico que surge la prueba a partir de la carrera de Filípides en el 490 A. C., cuando corre desde el lugar de la batalla en que el débil ejército griego había vencido al poderoso contingente militar persa. Si no se acuerda usted, la historia cuenta que Filípides corrió algo así como 37 y pico de kilómetros para anunciar a su pueblo, Maratón, la victoria. Esta gesta, que se inscribe más en el terreno de la leyenda que de la realidad, créanmelo, relatada por la añeja voz catalana de mi no menos legendario profesor del último año de primaria, sonaba a un relato extraordinario de tintes cinematográficos de magnitud inimaginable que inevitablemente ponía a volar la inocente e imberbe imaginación de los chamacos que escuchábamos incrédulos tan asombrosa gesta.

Caray, ¡es que había que estar ahí presente para constatar el tamaño de profesor que era José Bargés Barba y la calidad de su cátedra!

Y comento lo anterior porque el pasado 6 de los corrientes, se conmemoró el 75 aniversario del ‘Día D’, el día más largo de la historia, fecha del desembarco de los ejércitos estadounidenses, canadienses e ingleses en las playas de Normandía, al norte de Francia. Y es que esta historia es fascinante. Alimentada principalmente por ese gusto por la historia de la guerra que sembró en muchos mi maestro Bargés, y que se acrecentando cuando descubrí que en la biblioteca de la casa familiar había dos tomos de la editorial Salvat con la historia de la segunda guerra mundial, también desde luego por una serie mítica de televisión como fue ‘Combate’, y que después el cine terminó de alimentar con películas como “el día más largo (1962), ‘Los doce del patíbulo’ (1967), ‘La batalla de Midway’ (1976) y más recientemente, ‘Buscando al soldado Ryan’, ‘Buscando al soldado Ryan’ (1988), ‘La lista de Schindler’ (1993), ‘Pearl Harbor’ (2001) y ‘Dunkerque’ (2017)entre otras películas, series televisivas y documentales.

Pero el día ‘D’ por sí solo fue otra cosa. Todo lo que rodeó a la segunda guerra mundial fue un parteaguas en la historia del siglo XX. Y es que cómo olvidar esas reuniones entre los llamados ‘cuatro grandes’ (Eisenhower, Churchill, De Gaulle y Stalin) que definieron el curso de la guerra y la derrota de Hitler. De una guerra que devastó a una buena parte de Europa y que produjo la muerte de millones de almas.

Recordar aquel dramático desembarco en la playa francesa que fue el escenario central de aquella cruenta confrontación, reunió a los líderes del mundo que tomaron parte de la gesta heroica. Nada más para terminar, dejo aquí para los lectores las palabras del presidente francés, Emanuele Macron, que resumen el sentimiento que significa hoy en día a 75 años el recordatorio de aquellos heroicos días para la historia de la humanidad:

“En nombre de Francia, en nombre de nuestra nación, yo me inclino delante de su coraje, delante del inmenso sacrificio de 37.000 hombres que cayeron esa noche del 5 al 6 de junio en tierras normandas. Yo me inclino delante de sus veteranos y de su nación, yo les digo gracias”

gama_300@nullhotmail.com
@marcogonzalezga