“Al PRI parecen no preocuparle los desaguisados y protestas de los que han quedado fuera: Lorena Piñón y Ulises Ruis, nos dicen. Si quejas, si plantones, si recursos ante las comisiones del partido o ate el TEPJF, no importan. Y tampoco lo que piense la militancia, nos hacen ver, pues esta práctica es vieja y solo recordemos la elección interna del 2002, bueno, allá ellos y su mala cabeza”. Duro comentario en “El Universal”.