Los agentes federales que rechazan su incorporación a la Guardia Nacional disminuyeron ayer sus protestas y optaron por esperar los acuerdos con las autoridades. Tras una reunión en del Centro de Mando, en Iztapalapa, los policías demandaron el pago salarial íntegro a quienes no quieran pertenecer a la Guardia Nacional, y para quienes deseen continuar que se respete su antiguedad en la corporación, que su sueldo no sea inferior al que tienen y que no se eliminen sus prestaciones. En principio se aceptaron sus condiciones para la integración, y que el resto sea liquidado conforme a la ley. La nota es de Iris Velázquez en “Reforma”.