Fuerte fue el “trancazo” que le propinó “Reforma” al candidato priísta Alejandro Moreno al revelar el valor de la residencia que construyó en Campeche, para la cual “Alito” no tuvo una respuesta ni inmediata ni convincente, en época difícil en la que la única forma que tiene el PRI de levantar un poco es con personas como el “finado en el tricolor”, José Narro, con imagen de honestidad y con prestigio y preparación.. Sin embargo, le levantó un poco el ánimo a Moreno el hecho de que el TEPJF haya restituido a Lorena Piñón a la contienda interna, porque sabe que ella, sin reales posibilidades de triunfo, se irá en contra de la otra candidata, Ivonne Ortega. Ya la felicitó en Twitter.