Quien debe estar feliz es Mario Delgado ya que no tendrá que renunciar a ser coordinador a los diputados de Morena para aspirar a la presidencia del partido. De manera sorpresiva, la convocatoria para la elección de la dirigencia nacional sólo habla de que deberá pedir licencia si gana la elección y para asumir el cargo, pero no antes, como exigía Yeidckol Polevnsky. Lo comentan en “Templo Mayor” de Reforma.