La senadora Mónica Fernández, quien fue elegida por sus compañeros de Morena y Encuentro Social para presidir el Senado, descartó que vaya a haber una nueva elección ante la inconformidad de Marti Batres, actual presidente de la Cámara. Entrevistada tras su participación en el seminario “Justicia Constitucional y Parlamento Abierto”, realizado en el INAI, dijo que la decisión ya está tomada. “Existe una inconformidad, peo hay una determinación y una voluntad asumida en el Grupo Parrlamentario, entonces no hay por qué”, aseveró. La nota es de Rolando Herrera en “Reforma”.