Con las modificaciones para que el ajuste salarial se realice en el ejercicio fiscal siguiente a la entrada en vigor del decreto y la creación de un organismo técnico para definir los parámetros salariales, la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular la reforma a los artículos 116 y 127 constitucionales para que ningún funcionario público, incluidos los de los organismo autónomos, gane más que del Presidente. La oposición dijo que la fijación del salario del Presidente no es facultad de éste, sino de la Cámara Baja.. La nota es de Martha Martínez en “Reforma”. Foto de Tomás Martínez.